¿Pié pronador o supinador?

Fisioterapia deportiva Núria de Sanfélix

 

El pié es el punto de partida de las cuatro cadenas musculares que influyen en nuestra postura y, por tanto, en la manera en que nos movemos y nos desplazamos. Cualquier cambio, por pequeño que sea, puede modificar el estado de tensión de una de estas cadenas y facilitar la aparición de una lesión.

El estudio estático, dinámico y postural del pié permite diagnosticar y establecer un buen plan preventivo y terapéutico para equilibrar la conexión entre estas cadenas musculares.

Raramente el pié es neutro, un gran porcentaje de deportistas tiene predisposición a supinar y, en menos ocasiones, a pronar o a tener un pié plano. En cualquier caso, antes de valorar esta tendencia e incluso recomendar el uso de plantillas, es mucho más importante el análisis y corrección de estas cadenas musculares con un sencillo tratamiento; tan solamente esto podría modificar los datos de medición de cargas y puntos de apoyo.

Un pie supinador puede estar provocado por un acortamiento del arco interno del pié y de los flexores cortos de los dedos, del gemelo interno, del tibial posterior, de los aductores e incluso por una pelvis en retroversión. Un pie pronador, por un acortamiento del arco externo del pié, o del gemelo externo,o de los peroneos, o una pelvis en anteversión.

Una vez revisadas y corregidas todas estas estructuras, la valoración es más real y las mediciones más exactas.

Publicado en Uncategorized.
Núria Sanfélix

Núria Sanfélix

• Diplomada en FISIOTERAPIA.
Fisioterapeuta especialidad deportiva: tratamiento, control y seguimiento del proceso de recuperación de las lesiones deportivas; como instructora de TRX, Pilates y entrenamiento funcional en clases colectivas.

Deja un comentario